La apendicitis aguda es la patología urgente más frecuente dentro de los servicios de cirugía general, y la indicación quirúrgica más común en niños y jóvenes. Aunque cualquiera puede tener apendicitis, lo más frecuente es que ocurra en personas entre los 10 y 30 años de edad, con un leve predominio en el sexo masculino con una proporción de 3:2. 

El apéndice es una estructura muscular en forma de globo alargado que nace del ciego (la primera parte del intestino grueso, cerca del final del intestino delgado). Cuando se obstruye por heces o tejido linfoide como las más frecuentes, produce inflamación, dolor y puede ser potencialmente fatal.


Los síntomas principales incluyen dolor, que puede presentarse en el cuadrante inferior derecho del abdomen, sin embargo también puede presentarse en epigastrio o mesogastrio para luego localizarse en el lado derecho o bien ser generalizado. Suele acompañarse de náusea, vómito, fiebre, pérdida de apetito, distensión abdominal, estreñimiento o diarrea.









Dado que los síntomas pueden ser muy variados, ante un dolor abdominal que persiste por unas horas y que se puede identificar como “extraño” y que aumenta su intensidad o se acompaña de los síntomas mencionados, es indispensable acudir con su médico para descartar o confirmar un cuadro de apendicitis aguda que pudiera poner en riesgo su vida.





El diagnóstico de apendicitis requiere de una adecuada exploración física y se requieren métodos de apoyo como análisis de sangre y orina, radiografías, ultrasonido, tomografía. Su médico indicará cuál o cuáles son los que se requieren en cada caso en particular. En el caso de las mujeres suelen requerirse estudios específicos ya que además puede presentarse durante el embarazo.





El tratamiento para la apendicitis generalmente implica una cirugía para extraer el apéndice inflamado. Ésta puede ser a través de cirugía abierta o laparoscópica, siendo el abordaje de mínima invasión el mas recomendado.







El pronóstico y posibles complicaciones restán en relación a la etapa evolutiva, hallazgos transoperatorios. Puede llegar a ser mortal y generar muchos gastos durante la hospitalización.